864
  • Bienvenidos al canal de Héctor Jiménez

    898 views 4 years ago
    Héctor Jiménez Rodríguez, es un ciudadano del mundo, lo cual me encanta. Porque pienso que el viajar, conocer, adentrarse en una cultura, nos enriquece en un alto grado, nos muestra nuevos pensamientos, como formas de ver la vida, ayuda a explorar el ser y saber que nadie tiene la verdad absoluta.

    Tengo estudios de administración comercial en el Politécnico Grancolombiano de Bogotá – Colombia. Adicionalmente he estudiado e investigado por muchos años, los comportamientos y actitudes del ser; con base en lo anterior he estudiado temas de Coaching, PNL y Neuromarketing.

    Soy consultor empresarial desde hace 10 años y he desarrollado mi trabajo habitualmente en Colombia, Ecuador y Perú. Dicho trabajo se centra principalmente en el gerenciamiento de marca, su protección, alianzas estratégicas y relaciones públicas comerciales. Concibo que para tener una marca fuerte de puertas para afuera, está debe ser igual de puertas para adentro. Por eso diseño, gestiono, desarrollo planes de clima organizacional buscando el empoderamiento y orgullo laboral; un comprometido servicio al cliente, con la sumatoria del respeto por los proveedores. Las empresas son más que un logo, una inscripción mercantil, una planta física y un grupo de personas que ejecutan una labor. Ellas sienten, viven, transmiten, tienen un lenguaje; la sumatoria de los ítems anteriores, le genera a las organizaciones la esencia y de allí, debería partir la estrategia de marketing. Cuando no se hace así, encontramos campañas publicitarias con un copy maravilloso pero sin un fondo de nada.

    Desde hace seis años me dedico a la investigación del ser humano, tanto el diario vivir, como vía web. He desarrollado la técnica de entrenamiento y mejoramiento personal, llamada MarketCoach, con la que tengo el sueño de pasar a la historia, por dejar algo a la humanidad que gestione mejores seres humanos, coherentes, con valores, principios, amor, respeto por Dios y la familia.

    Otra de las cosas interesantes que se busca con esta nueva filosofía, es mostrar al capacitador o facilitador como lo que es: un ser humano de carne y hueso que come, ríe, sufre, llora, se deprime, tiene problemas, siente envidias, en algún momento se enfurece, y no como esa figura perfecta que siempre nos vendieron de un tipo totalmente equilibrado, siempre sonriente y al que nada malo le pasa o le altera la vida. Por tal motivo un facilitador de MarketCoach debe hablar con claridad, estar en el mismo nivel de la persona entrenada no arriba de ella, con las palabras que vienen a su cabeza y no solo diciendo lo que las otras personas quieren escuchar, entre otras muchas cosas.

    Personalidad:

    Desde niño, siempre soñé con viajar, conocer el mundo, ser un referente en algo. Siempre me motivo ser líder, no ser una persona más que pasa por este mundo, ser un referente. Con el transcurso de los años fui, encontrando mi vocación, después de muchas pruebas, errores, frustraciones y alegrías.

    Soy un ser humano de carne y hueso como todos los mortales, irreverente con inteligencia, un hijo de Dios a quien le debo todo, con errores, virtudes, miedos, sueños, fantasías, ilusiones, en constante cambio, siempre intentando que sea para el crecimiento personal.

    En mi aspecto espiritual, amo a Dios con profunda entrega, sin que eso implique que no respete o valore las personas que no piensen como yo, que me crea un santo o que sea fanático. No me gustan los que vienen con la biblia bajo el brazo, pasan su vida en una iglesia o haciendo interminables rosarios, porque de ellos en un alto porcentaje al final tuve desilusiones y comprobé que tan solo tienen religión de mostrador. Como dice Ricardo Arjona “Jesús es verbo, no sustantivo”, se lleva en tu corazón, conciencia y actos.

    Me gusta ser directo, frontal, expresar mis opiniones, disfrutar de mi familia. Disfruto de leer, el teatro, la buena música, el contacto con las personas, intentar ayudar y aprender de los demás. Soy apasionado por el fútbol y el tenis, pero con interés sobre el rugby y el golf. Amo la cocina, la cual disfruto invitando siempre a las personas que quiero a ser parte de mis comensales. No me gusta que me llamen ni “doctor o don”, los títulos quedaron en el pasado con la realeza y porque para ser doctor te puede llevar de cinco a diez años, pero ser señor, te tomara toda una vida. Show less
    Read more
  • Uploads Play all

    This item has been hidden
to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...