Loading...

En el Paseo de la Reforma: Monumento emblemático Estela de Luz. Bicentenario México 2010

37,322 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Jul 3, 2009

De la memoria al porvenir se extiende el Paseo de la Reforma. Su recorrido es un libro abierto de arte e historia que contiene los símbolos de nuestra identidad.

A lo largo de dos siglos, en su construcción y transformaciones, confluyen las visiones de distintas corrientes de pensamiento, y su contexto arquitectónico es reflejo de la dinámica de un país abierto al futuro.

Fue Calzada y Paseo del Emperador Maximiliano de Habsburgo, quien lo diseñó para ir desde el Castillo de Chapultepec hasta donde hoy se encuentra el edificio de la Lotería Nacional, un recorrido de tres kilómetros y medio que atravesaba haciendas, ejidos, huertos y sembradíos.

Su belleza y ubicación lo hicieron pronto el sitio preferido de las reuniones vespertinas de la sociedad y un espacio privilegiado para la fundación de colonias, hoy emblemáticas por su tradición y valores arquitectónicos.

El nombre de Paseo de la Reforma se lo dieron en 1872 tras los triunfos liberales de Benito Juárez. En ese tiempo también se sembró la arboleda de fresnos y eucaliptos y se proyectó el primer monumento que contaría nuestra historia con la estatua de Cristóbal Colón.

Con el paso del tiempo sucedió que algunos monumentos proyectados no se erigieron, como el Monumento a la Paz —fundamental para quienes inicialmente lo proyectaron— o el que se deseaba realizar dedicado a la Reforma Liberal. Otros, originalmente establecidos en el Paseo, se trasladaron a otros sitios. Tal es el caso de las efigies de Izcóatl y Ahuízotl, los ahora llamados indios verdes, que señalaban su comienzo. Es el monumento a Cuauhtémoc el que da cuenta de nuestra herencia indígena.

Y, aunque el anhelo por tener un monumento símbolo de nuestra soberanía, identidad y Patria existe desde la Consumación de la Independencia, no fue sino hasta 1910, con la Celebración de las Fiestas del Centenario, cuando se inaugura la Columna de la Independencia, coronada por la Victoria Alada, monumento que es también un panteón de la patria donde se resguardan los restos de héroes de la Independencia.

El conjunto escultórico y la Columna de la Independencia son el corazón del Paseo de la Reforma, y la Victoria Alada, el símbolo que el pueblo de México adoptó como su Ángel. Bajo sus alas, la vida del país encontró su lugar de referencia y en el Paseo de la Reforma un lugar común, su lugar de encuentro.

El Paseo de la Reforma es lugar de paseos cotidianos, de nostalgia, de convivencia con los niños y de romántica esperanza, sitio de manifestaciones, de celebraciones patrias, triunfos deportivos y electorales. Su ir y venir, entre el culto a lo europeo y el orgullo del pasado indígena, permanece en la memoria de generaciones de mexicanos.

El Paseo de la Reforma es un libro abierto al porvenir.

Desde mediados del siglo XX, la construcción de modernos rascacielos de oficinas y hoteles de lujo lo configuró como el centro financiero y turístico de la Ciudad de México.

Hoy, construcciones de vanguardia, como la Torre Mayor, el rascacielos más alto de Latinoamérica, dan cuenta de su dinámica proyección al futuro.

Desde principios de 2001, se inició la renovación del Paseo de la Reforma mediante el cambio y mantenimiento de mobiliario urbano, la reforestación, la renovación de camellones y glorietas, además de la limpieza de fachadas de construcciones anteriores a la primera mitad del siglo XX , manifestación tangible de la necesidad histórica de conservar este espacio lleno de símbolos que afirman, en la Unidad, la única vía para garantizar el progreso armónico de la sociedad mexicana.


La convocatoria a los arquitectos de nuestro tiempo para honrar el Bicentenario pretende una propuesta que —integrada históricamente al Paseo de la Reforma— tenga la visión de convertirse en un hito urbano-arquitectónico cuyo significado se vincule con nuestra modernidad y que sea el símbolo de unión de los mexicanos. Un monumento que represente lo mejor de nuestro tiempo y nuestra visión del mañana, escribiendo así una nueva página nuestra página en ese libro abierto donde la historia de México se contempla, se recorre y se comparte.

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...