Loading...

Hinchas de Peñarol agreden al Presidente del Club Juan Pedro Damiani

19,021 views

Loading...

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Uploaded on May 18, 2009

Damiani entró en erupción

Peñarol pareció un volcán y el presidente reaccionó ante los insultos de la hinchada

SILVIA PÉREZ / CARLOS MONTAÑO -Ovacion Digital Punto Com Punto Uy-

Los últimos minutos del partido se jugaron más en el palco que en la cancha, donde el River Plate de Carrasco daba un show de alto vuelo haciendo trizas al Peñarol de Ribas, que sumaba su tercera derrota consecutiva, algo que no sucedía hace once años.

Allí, el presidente aurinegro Juan Pedro Damiani, recibía insultos variados de hinchas ubicados en la tribuna América, mientras los de la Amsterdam cantaban por enésima vez: "¡el manya va a salir campeón, el manya va a salir campeón, el día que se vayan todos los hijos de p... de la comisión!".

Hubo un momento en el que Juan Pedro no soportó más y se paró para dirigirse a encarar a la gente que lo agraviaba.

Su hija María, de 17 años, lo abrazó llorando desconsoladamente, mientras varios hombres lo contenían. Entonces volvió a sentarse y miró hacia al campo de juego con la vista perdida.

La joven se levantó derramando más lágrimas y se refugió por unos minutos en el baño, pero luego volvió a ubicarse junto a su padre, del que no quiso separarse (cosa que no pudo hacer) por miedo a que le pegaran

Algo parecido sucedió con Ed-gar Welker y Jorge Campomar que se vieron desbordados por el acoso permanente de los exaltados.

El interminable y lastimoso encuentro para los mirasoles llegó a su fin, pero no por eso terminaron los problemas.

Damiani y Welker bajaron hacia el vestuario. El camino no fue para nada sencillo. Las ofensas y los escupitajos siguieron bajando desde la tribuna.

¡"Váyanse sí, pero no vuelvan más!", fue el grito que los despidió desde el palco oficial, un espacio destinado en teoría a personas más juiciosas o racionales.

El presidente y el vice estuvieron 25 minutos dentro del camarín. Luego ambos salieron por la Platea América, custodiados por un buen número de granaderos.

El asedio de los parciales se desvaneció a la salida del estadio. Los efectivos policiales ya habían disuadido y dispersado a muchos aficionados hacia las cercanías de la cancha de Miramar Misiones.

"Esto se arregla ganando el clásico", dijo Juan Pedro al pasar. "La mayoría de la gente sabe lo que estamos haciendo en el club. ¿Si hablé con Ribas? ¡Claro que hablé con Ribas! Hay que seguir trabajando, es la única forma de salir de esto. Será una semana linda, especial, porque jugar un clásico siempre motiva y es hermoso", concluyó el mandamás de Peñarol.

El ómnibus, que esperaba como siempre a los jugadores y técnicos, se fue vacío. Seguramente, por orden de la policía y para evitar incidentes mayores. Los futbolistas salieron por la platea y cada uno se fue por su lado. José María Franco salió junto a su novia y apenas traspasó la puerta se puso la capucha de su campera.

El buen operativo desplegado por la policía impidió que alguien se acercara. Vallas y un cordón de coraceros y el grupo GEO lograron que los jugadores se retiraran en medio de cierta calma.

El técnico Julio Ribas fue el último en salir. Se subió a una camioneta Ford Ranger blanca junto a su ayudante Fernando Rodríguez Riolfo. Su amigo Minas Apardian iba al volante. Se escucharon algunos aplausos, pero la voz que sonó más fuerte gritó "¡Andate Ribas, estás matando a Peñarol!"

Los nervios de campomar El delegado aurinegro Jorge Campomar también perdió los estribos ante los numerosos insultos de los hinchas e intentó tomarse a golpes de puño. Pero lo contuvieron. Fue durante los últimos minutos del partido.

Gladiador custodiado El técnico Julio Ribas fue expulsado al final del primer tiempo y vio el segundo desde la platea. Al final del partido caminó hacia el vestuario custodiado por los efectivos de la guardia metropolitana y bajo una lluvia de insultos.

Incidentes y nerviosismo en el palco Momentos de mucho nerviosismo se vivieron en el palco al final del partido. Varios directivos aurinegros reaccionaron ante los agravios de los parciales. Edgar Welker responde mientras su hija Gimena lo contiene. Juan Pedro Damiani permanece sentado pero su rostro lo dice todo.

Presidente con frío Juan Pedro Damiani, muy abrigado, se retira del estadio acompañado por efectivos policiales. El difícil momento deportivo del club que preside, la reacción de la gente y el llanto de su hija hicieron mella en el alma del titular mirasol.

Bajo salivazos Una vez terminado el partido y tras los líos en el palco, Damiani bajó junto a Welker al vestuario, donde estuvo reunido con el técnico Ribas por espacio de 25´. El camino al camarín tampoco fue fácil: el presidente resultó salivado.

LIGUILLA EN PELIGRO Con esta derrota, Peñarol comparte la quinta posición en la Anual con River y Cerro. Hoy puede ser séptimo.

  • Category

  • License

    • Standard YouTube License

Loading...

to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...