Loading...

LA IGLESIA ESTÁ PREPARADA - Asunto Concluido

989 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Feb 21, 2017

“Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha” (Efesios 5: 25-27)

Se ha venido diciendo que Jesucristo no regresará a por su amada iglesia, sino hasta cuando esté preparada; que esté sin mancha ni arruga…
Si eso fuera así Cristo no podría volver ¡Nunca!, porque ¿cuándo, o cómo llegaremos los cristianos a ser perfectos en esta vida?
Lo que anuncia la Escritura es que la iglesia ES sin mancha ni arruga, y desde el momento en que fue concebida.

Analicemos ese pasaje.

Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, ¿Cuándo?, en la cruz. Consumado fue.
¿Con qué propósito?: para santificarla; es decir, apartarla para sí. Todo verdadero creyente ha nacido de Dios y ha sido justificado por Su sangre, y le pertenece a Él (1 Cor. 6: 19), porque, consumado fue.

La iglesia ha sido ya purificada a través de la Palabra efectiva en su vida: “Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado” (Juan 15: 3). Asunto concluido.

Todo ello, ¿con qué fin?: para que Cristo se presente a sí mismo esa iglesia que ha preparado para sí. Asunto concluido.
En la economía de Dios, esa iglesia es gloriosa: “y juntamente con Él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús” (Ef. 2: 6). Asunto concluido.
Esa iglesia, la rescatada de este mundo corrupto, la de todos los tiempos desde que fue creada, no tiene mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que es santa y sin mancha. Asunto concluido.

La iglesia que Cristo viene a buscar, es la formada exclusivamente por todos aquellos que son hijos de Dios por adopción; los que un día, y por designio de Dios Padre (Jn. 1: 13; Ef. 1: 5), recibieron a Jesús, creyendo en Él. Asunto concluido.

Es la santidad de Cristo en la iglesia, en cada creyente, la que el Padre ve y acepta.

La iglesia es sin mancha ni arruga desde el principio. Esa es la iglesia que Cristo viene a buscar.

El viene a por ella. Asunto concluido.//

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...