Upload

Loading...

El bautismo y Hechos 2:38

6,470

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Aug 24, 2012

Leer el artículo en, http://www.miapic.com/el-bautismo-y-h...

Hechos 2:38, es uno de los más controversiales versículos en la Biblia con relación al bautismo y si el mismo afirma que el bautismo, es o no un requisito para la salvación. Algunos usan este versículo para decir que uno tiene que ser bautizado para ser salvo. Pero cuando Ud. estudia este versículo y otros, verá que no se enseña la regeneración bautismal --de que el bautismo salva-- o de que es necesario para la salvación.
Primero que todo, raramente la doctrina es sacada de un solo versículo. Necesitamos estudiar todo lo que la Palabra de Dios tiene que decir acerca de un tema, para entender adecuadamente lo que ésta enseña. Brevemente se abordará este versículo de la siguiente manera:
Gramática y estructura de Hechos 2:38
1. Revisión de la sintaxis, gramática y estructura del versículo.
En Hechos 2:38 el verbo principal del griego es, "pensar diferente", es decir, "reconsiderar". Esto se refiere a un pensar diferente por parte del pecador, o el arrepentirse del pecador ante la salvación. El verbo traducido "bautícese" está en el pasivo imperativo indirecto de "baptizo", el cual no da la misma orden directa implícita como en, "arrepiéntanse". La preposición "para" delante de "perdón de sus pecados", se usa también en el griego, "eis", figurativamente, como propósito (resultado, etc.) Puede entonces significar, "para el propósito de identificarlo a Ud. con la remisión de pecados." Esta es la misma preposición que encontramos en 1ª Corintios 10:2: "y todos en [eis] Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar," Note que ambos contextos están tratando con el bautismo y la identificación. Las personas en 1ª Corintios 10:2 fueron bautizadas o identificadas espiritualmente a sí mismos con los propósitos y la visión de Moisés.
Por lo tanto, aquí el arrepentimiento es presentado como identificando a una persona con la remisión de sus pecados, así como el bautismo, después del arrepentimiento, suministra una identificación externa visible para otros. El arrepentimiento es algo que incumbe tanto a una persona como a Dios, mientras que el bautismo involucra a otros. Esta es la razón por la que "baptistheto", el cual significa, "permitir ser sumergido", está en la voz pasiva indicando que uno no se bautiza a sí mismo sino que es bautizado por otro, generalmente en presencia de otros.
Sin embargo, el arrepentimiento es un acto que toma lugar dentro del corazón de una persona en la medida en que el Espíritu Santo se mueve en el pecador.
A todas las personas se les ordena arrepentirse de sus pecados. Esto es lo que los creyentes ya han hecho al convertirse en cristianos. El bautismo, entonces, es la identificación externa del ser cristiano, y solo para aquellos que primeramente ya se han arrepentido. Así como también los israelitas, "en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar" (1 Co 10:2), así también los cristianos son bautizados en Jesús. Esto es, se identifican públicamente con Cristo. De igual manera, en Romanos 6:1-5, donde el bautismo está relacionado a la muerte, sepultura y resurrección, esto es, una vez más, una identificación con Cristo en Su muerte, sepultura y resurrección. Por esto se dice que los cristianos han muerto al pecado (Ro 6:2, 11; Gá 2:19-20; Col 2:20; 3:3; 1ª P 2:24).
Por lo tanto, este versículo no está queriendo demostrar que el bautismo es esencial para la salvación, sino que el bautismo es lo que recibimos, para identificarnos pública, completa y totalmente con Cristo, como manifestación de la obra interna que Dios ha hecho dentro de nosotros.
Otros versículos que tratan con la justificación
La justificación es la obra de Dios donde Su justicia le es contada al pecador para que este, sea declarado por Dios mismo, como justo bajo la Ley. (Ro 4:3; 5:1,9; Gá 2:16; 3:11). La justicia no es obtenida, ganada o sostenida por algún esfuerzo de la persona que ya es salva. La justificación es algo que ocurre instantáneamente con el resultado de tener vida eterna, y se basa completa y absolutamente en el sacrificio de Jesús en la cruz (1ª P 2:24) y es solamente recibida por fe (Ro 4:5; 5:1; Ef 2:8-9). Sin embargo, ninguna obra es necesaria para obtener la justificación, ya que, dejaría de ser un regalo (Ro 6:23): Por lo tanto, somos justificados por la fe (Ro 5:1).
En ninguna parte la Biblia declara que somos justificados por la gracia y el bautismo o la fe y el bautismo o la fe y algo más. Todo lo contrario; el bautismo está excluido del mensaje del evangelio. Pablo dijo que vino para predicar el evangelio, no para bautizar:
1 Co 1:14-17
De igual manera, Pablo nos dice exactamente cuál es el evangelio que salva. En 1 Co 15:1-4.
Note lo que Pablo declara del evangelio y que no incluye el bautismo en la definición del evangelio.

All Comments

Comments are disabled for this video.
Advertisement
to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...