Loading...

"Sé Lleno del Espíritu Santo Pastor Javier Bertucci (Viernes 10-02-2012)

40,250 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Feb 17, 2012

En un nuevo servicio de alabanza, adoración e impartición de la palabra de Dios, el Pastor Javier Bertucci comenzó su predicación de manera muy jocosa, al comparar el estado de una persona embriagada con alcohol etílico y una persona embriagada o llena del Espíritu Santo.

Basándose en el capítulo 5 del libro de Efesios, versículo 18, el cual refiere lo siguiente

Efesios 5:18: "No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu"

El Pastor Bertucci desarrolló su mensaje en seis características o cualidades donde de manera sorpresiva, invadió con su ocurrencia a toda la congregación de notorias sonrisas, con declaraciones tan ciertas y sencillas venidas de la boca de Dios.

Explicó que, tal como ahora, en otros tiempos los vinos podían ser adulterados al agregarles otra sustancia diferente que bien pudiera ser nociva o tóxica para el organismo, lo que traía como consecuencia que la calidad del vino menguara, o en el peor de los acontecimientos, se perdiera, presentando entonces, una disolución del mismo y ocasionando serios daños a nivel del organismo causando, en algunos de los casos, la muerte.

El Apóstol Pablo se dirige en el libro de Efesios, sugiriendo no ser embriagados por este vino, y por el contrario ordena ser lleno del Espíritu Santo.
Hechos 2:8-14: "¿Cómo, pues, les oímos nosotros hablar cada uno en nuestra lengua en la que hemos nacido? Partos, medos, elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea, en Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia y Panfilia, en Egipto y en las regiones de África más allá de Cirene, y romanos aquí residentes, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios. Y estaban todos atónitos y perplejos, diciéndose unos a otros: ¿Qué quiere decir esto? Mas otros, burlándose, decían: Están llenos de mosto. Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. Porque éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día."

En este capítulo las personas establecían una comparación entre alguien embriagado o borracho, y a aquellos creyentes que estaban llenos del Espíritu Santo. Sin embargo, Pedro aclaró que esta manifestación no venía del vino, sino del Espíritu de Dios. Dicho esto, Pablo y Pedro reflejan la comparación de las acciones de estos dos tipos de personas.

Como es bien sabido, una persona al estar embriagada con alguna intoxicación etílica, realiza actitudes que no son comunes o propias de ella, a diferencia de que cuando se está en su estado normal, su actitud es distinta. De esa misma manera, (y sirva la comparación), la manifestación de un embriagado con alcohol etílico, es similar a la de un cristiano embriagado por el Espíritu Santo, y a la de un cristiano sin estar lleno del Espíritu Santo.

En primer lugar, cuando una persona está borracha, se vuelve más sociable, le es fácil abrazar a un desconocido y amar a una persona extraña sin pensar en sus diferencias. Lo mismo ocurre cuando un cristiano es embriagado por el Espíritu Santo de Dios: la comunión con sus hermanos es real y verdadera, a todos ama, y socializar ya no pesa porque sabe que todos son hermanos, hijos de un mismo Padre.

Por ello, Pablo testifica, que estar embriagado es similar a estar lleno del Espíritu Santo, pero menos eterno. Es una realidad que tiene mucha similitud. La dosis de una persona embriagada puede pasar; mas cuando se está lleno del Espíritu Santo tu felicidad es eterna. 

La segunda característica de una persona embriagada es que brinda y comparte no sólo las copas de vino a muchos a su alrededor, sino comida, y bienes. Asimismo, una persona cristiana que está llena del Espíritu Santo busca ser generoso, y le da al hermano que no tiene ni qué comer ni qué vestir. Ser dadivoso ya no es un problema, busca la felicidad del amigo y del hermano compartiendo lo mucho o lo poco que tiene.

Loading...

Advertisement

to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...