Loading...

GOLAZO DE MIGUEL CALERO AL MEDELLIN MARZO 2 DE 1997

1,172 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Jan 27, 2016

Cali 1 Medellín 1 Estadio: Pascual Guerrero.
Asistencia: 12.624 aficionados.
Taquilla: $ 29 541.500.
Arbitro: Wilson Ramírez (6).
Cali: Miguel Calero (9); John W. Pérez (6), Alex Fernández (6), Manuel Valencia (6) y Gerardo Bedoya (5); Martín Zapata (5), Andrés Estrada (5), Arley Betancurt (6) y Carlos Valderrama (6); Daniel Tilger (5) y Walter Escobar (6).

Cambios: Víctor Bonilla (5) por Tilger (1 ST) y Oscar Pareja (5) por Zapata (1 ST).

Medellín: Daniel Vélez (6); Miguel Marrero (5), Carlos Alvarez (6), Arley Palacio (7) y Belmer Aguilar (5); Juan Rebolledo (6), Dalmiro Cervantes (6), Bernardo Rodríguez (6) y Diego Serna (5); Víctor Cortés (6) y Agustin Delgado (6).

Cambios: José Luis Pino por Cortés (21 ST) y Carlos Araújo por Serna (32 ST).

CALERO, CALERO, CALERO
Era el minuto 28 del segundo tiempo en el estadio Pascual Guerrero. Cali perdía 1-0 con Medellín y los caminos de gol estaban cerrados.

Carlos Valderrama pidió el balón. Observó el panorama y vio que en el área del Medellín estaban 18 jugadores. Calero les había ordenado a Gerardo Bedoya y John Wilmer Pérez que le cuidaran su arco.
Vamos, Carlos, hay que aprovechar la estatura de Miguel , gritó el Pecoso .
Valderrama acomodó el balón. Se impulsó y le pegó con pierna derecha. La bola se elevó casi en cámara lenta, y fue cayendo. Andrés Estrada trató de golpearlo con la cabeza, pero el balón siguió.
Irremediablemente buscaba la raya final, pero Calero, con la marca de Agustín Delgado, apareció como un fantasma y se lanzó con los pies hacia adelante. La cogió plena, como solo lo saben hacer los goleadores, los mismos que no se cansan de vencer a los arqueros. Daniel Vélez no vio por dónde pasó el proyectil impulsado con la pierna izquierda.
Silencio en la tribuna, y segundos después la explosión: Gol, gol, gol, gol, gooooolllllllll , se oyó a lo largo y ancho del estadio.
Y luego, tras el asombro, Calero, Calero, Calero, Calero .
Ahí había comenzado y había terminado el partido. Es de esas jugadas donde nada más se recuerda.
Me decidí a salir , dijo Calero. Tuve la confianza del técnico y por ello llegué hasta donde estaba Vélez .
En ocasiones uno hace cosas por el desespero o porque se tiene confianza. En mi caso, creo, busqué el empate de este partido que estaba perdido. No veía la forma cómo íbamos a igualar el marcador. El gesto del técnico me dio más confianza , siguió relatando.
En el momento de pegarle a la pelota no pensé en nada. Solo en empujarla y cantar .
En el fútbol, el pensamiento mata la acción. Fue mejor que Calero se hubiera inclinado por actuar sin pensar. Luego, ya sobre sus cabales, se dio cuenta de que estaba cerca de la tribuna y lo celebró con los discapacitados.
Así es el fútbol, señores. Todavía, en esta ciudad, en todos los rincones de las casas, se sigue hablando del gol de Miguel Calero. Fue la tarde del 2 de marzo de 1997, dirán las estadísticas. Y él, se siente feliz de ser parte de todo esto.

Loading...

When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...