Loading...

CINETERAPIA ADULTOS / TIDELAND

10,613 views

Loading...

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Jan 12, 2010

Taller de Sensibilización Cineterapia CODEH-GESTALT. Enero 2010. Película: Tideland, Dir. Terry Gilliam, E.U. 2005 Ciclo: Psicopatología II. Tema: Infancia Psicopatogénica. La enfermedad, una respuesta ante la adversidad.

LA PELÍCULA:
Tideland es la historia de una niña que escapa de su inmensa soledad, y circunstancias adversas, construyéndose un mundo imaginario poblado por extraños personajes que la acompañan en su desértica existencia.
Vemos la trama a través de sus inocentes ojos y a la vez nos percatamos de su atroz situación de vida, donde la fantasía puede convertirse en una peligrosa forma de sustituir la realidad, cuando las cosas significan repentinamente algo muy distinto.
Mezcla de realidad y fantasía, y a la vez surrealista, en una atmósfera tenebrosa, es un homenaje al poder de la imaginación infantil. La abstracción de su argumento y de sus imágenes nos adentra en la sombría complejidad de la mente humana, en un juego donde la enfermedad es una respuesta ante la adversidad. Cada espectador puede optar por entrar profundamente conmovido en este juego, o rechazarlo asqueado por su crueldad.

LA ENFERMEDAD MENTAL:
La enfermedad mental es una condición que afecta gravemente la vida de la persona que la padece. Se estima que mil millones de personas sufren en todo el mundo enfermedades mentales y neurológicas, según un informe divulgado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2007. Dichos padecimientos afectan a uno de cada seis habitantes del planeta.
En términos generales, podemos señalar varias formas de afección: el estado de ánimo, el comportamiento, la comunicación, la vida familiar, laboral o académica. Todo depende del tipo y gravedad de la enfermedad, la cual no tienen una causa directa, más bien se origina a partir de la concurrencia de varios factores: hereditario, crianza, estilo de vida, mecanismos de defensa y estructura de la propia personalidad. Por lo general, nos es más fácil comprender, y aceptar, las enfermedades físicas que las mentales.
De acuerdo con la perspectiva médica, una enfermedad mental se manifiesta mediante un comportamiento desadaptado, que no llega a ningún resultado concreto y que se aparta de la realidad. La enfermedad implica una retirada de la realidad y la vida social.
Las personas afectadas necesariamente sufren graves deterioros cognitivos y conductuales. No existe una edad formal de aparición de la enfermedad, puede aparecer desde la infancia, o en la adolescencia, alrededor de los 30 años, o en edad avanzada. Todas las edades son susceptibles, pero los jóvenes y los ancianos son especialmente vulnerables.
La enfermedad de inicio en la infancia se caracteriza por un pobre funcionamiento social, los trastornos formales del pensamiento y los delirios son menos frecuentes. Existen otros casos que se suelen confundir con problemas escolares como el bajo rendimiento, retraimiento o mala conducta.
La persona enferma comienza a mostrarse extraña, rara, aislada, puede evitar el contacto interpersonal, dormir poco o demasiado, y presentar algunas conductas inusuales. Los síntomas varían dependiendo el tipo de enfermedad y la persona que la padece, pero en general se dividen en:
Positivos.- La palabra positivo no significa bueno, sino que se refiere a los síntomas que normalmente no presenta una persona sana, tales como las alucinaciones y las ideas delirantes.
Negativos.- La palabra negativo no se refiere a la actitud de la persona, sino al aplanamiento emocional o falta de expresión, incapacidad de comenzar y terminar actividades y falta de interés y placer en la vida.
Desorganizados.- Incluyen ideas extravagantes e inapropiadas, discurso incoherente, comportamiento inapropiado, enlentecimiento psicomotor o movimiento repetitivo, como caminar en círculos o de un lado a otro, ademanes o gestos inusuales y dificultad para entender objetos, sonidos o sentimientos y emociones diarias.
Es muy importante recordar que la persona no tiene conciencia de su padecimiento, y por lo tanto no pedirá ayuda, tampoco aceptará tomar medicamento o acudir al especialista. Sin embargo, sin el tratamiento adecuado, las consecuencias para el enfermo, la familia y la sociedad pueden ser graves. La identificación y el tratamiento temprano son de vital importancia, logrará que la recuperación sea más rápida y que los daños sean menores. Entre el 70 y el 90 % de los pacientes que reciben un tratamiento adecuado tienen una reducción significativa de los síntomas y, por consecuencia, una mejor calidad de vida.


Tratamiento Sugerido
•Farmacológico
•Psicoterapéutico
•Terapia de Grupo
•Terapia Ocupacional
•Apoyo Familiar

Más información en www.gestalt-codeh.com

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...