YouTube home Register to vote
Upload

Loading...

¿Conoces a tu pareja?

7,636 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Uploaded on Mar 11, 2011

¿Qué es enamorarse?

• El amor es también una decisión.

• Importancia de tener un proyecto de vida común y unas creencias semejantes.

• Necesidad del diálogo y de la comunicación.

• Consejos para conocer bien a tu pareja.

• El amor es darse: con esfuerzo y sacrificio.

• Valentía de cortar a tiempo:
- Errores frecuentes
- Regla de oro
http://www.goyaproducciones.com/siqui...
Todo lo que es fruto del amor alimenta el amor: la preocupación por los demás con detalles concretos, la coherencia entre la fe y la vida, el "estilo cristiano" del hogar, el tiempo dedicado a los hijos
Ni las conveniencias sociales ni el atractivo físico son garantías del verdadero amor. Kitty, londinense y protagonista de la película El velo pintado (John Curran, 2006), lo experimentó pronto en carne propia tras su matrimonio, como si fuera irremediable. Hacia 1920 se había casado sin convencimiento con Walter, bacteriólogo, y le había sido infiel poco después. Forzada por las circunstancias, acepta acompañarle en una aventura de trabajo y de dolor, luchando contra una epidemia de cólera en un remoto pueblo de China.
La vida, ¿un velo de apariencias? Esta película se basa en una novela que tiene el mismo título: "El velo pintado", escrita por Somerset Maugham en 1925. Tras la portada de la novela aparece una frase misteriosa: "...El velo pintado al que quienes viven llaman Vida". Pues bien, esa frase, que da el título al libro, pertenece a un soneto del poeta romántico inglés P.B. Shelley (1792-1822). En el soneto se dice que tras el velo de las apariencias, la vida no esconde amor, sino sólo miedo y oscuridad. Pero en la novela de Maugham, tras el velo de la vida y del amor se puede descubrir un horizonte más profundo y cristiano. Esta novela se llevó al cine primero en 1934 (protagonizada por Greta Garbo) y por segunda vez en nuestros días. Kitty vence las meras conveniencias sociales (los respetos humanos) y se vence a sí misma para darse a los demás. Al abrir sus compuertas, ese corazón desvela su anhelo más profundo. "Da la cara" y en el velo de su vida queda impreso el "Rostro" del amor. En ella se cumple a la letra lo que Benedicto XVI explica en su primera encíclica: que en la perspectiva cristiana, el eros, sin destruirse, se transforma por el sacrificio en agapé y se diviniza, poniéndose a la altura del único Redentor; pues él ha redimido, de una vez por todas, el sentido del auténtico amor humano, especialmente del amor matrimonial.
* * * Los griegos llamaron eros al amor entre hombre y mujer. Lo describieron como un arrebato, una "locura divina", que lleva a un "éxtasis" por encima de la razón. Considerado más en general, el amor es ante todo para vivirlo, para vivir de él y en él, para dejarse conquistar por él y para conquistarlo día a día. Pero también es un gran tema para reflexionar y dialogar. La primera encíclica de Benedicto XVI "Deus caritas est" (25-XII-2005) recoge la crítica de que el cristianismo ha matado el eros, el amor, y la rebate, dentro de su propósito global: «Vivir el amor y, así, llevar la luz de Dios al mundo: a esto quisiera invitar con esta Encíclica» (n. 39). Se trata, por tanto, de poner el amor en el centro de la existencia personal, en el centro de la vida cristiana y de la Iglesia. El amor, que es comunión entre las personas y que se realiza respetando la diversidad de cada uno y contando también con las dificultades. Quien lee la encíclica sin prejuicios puede encontrarse con tres sorpresas, por lo que respecta al "extasis divino" del amor.
El "eros", ¿modelo y origen del amor? Primera sorpresa: el eros puede presentarse como modelo y origen de todo amor. Así lo hace la Biblia al emplear la metáfora del amor esponsal para hablar del amor de Dios por la humanidad. Cabría preguntar: ¿pero no es más bien el agapé, el amor que da sin esperar nada a cambio, el amor más perfecto? ¿Acaso el Antiguo Testamento no fustiga los excesos y engaños del eros? Ciertamente, pero en ningún caso se niega al eros su característica de pregustar lo infinito, lo eterno; sin olvidar, claro está, la necesidad de dominar el puro instinto, para armonizar el cuerpo y el espíritu. Ambos elementos remiten a la relación con Dios. Parece fundamental percibir que lo que presenta la encíclica como modelo de todo amor no es el eros sin más, sino el eros que se esfuerza en convertirse en agapé. Esto, no importa repetirlo, exige ante todo el respeto por la persona y la diversidad entre varón y mujer. Con expresión de Jutta Burggraf, «la comunión goza de las diferencias».
El "eros", llamado a perfeccionarse en el "agapé" Segunda sorpresa: en el cristianismo el eros se mantiene y se perfecciona.
http://www.almudi.org/Noticias/tabid/...

Loading...

When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...