Loading...

LA APOSTASÍA, LA BESTIA ANTICRISTO, Y EL MISTERIO DE LA INIQUIDAD

3,508 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Mar 15, 2017

“Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá [el día del Señor] sin que antes venga la APOSTASÍA, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios. Y ahora vosotros sabéis lo que lo detiene, a fin de que a su debido tiempo se manifieste. Porque ya está en acción el MISTERIO DE LA INIQUIDAD; sólo que hay quien al presente lo detiene…” (2 Ts. 2: 3, 4; 6,7)

Siempre ha habido apóstatas, es decir, personas que un día profesaron fe en Cristo, pero que se apartaron de ella de forma definitiva, personas que jamás nacieron de lo Alto. Pero el apóstol aquí va más allá.
La apostasía aludida y la manifestación de la bestia anticristo, son y serán consecuencias del desvelamiento final del misterio de la iniquidad (V. 7)
Dios está retirando su mano, y la iniquidad se manifiesta cada vez más con total naturalidad en esta sociedad. Resultado final: la aparición de la bestia anticristo, el falso mesías que esta sociedad anhela.
La traducción del “misterio de la iniquidad” (misterion tés anomías) requiere de la siguiente explicación:
La palabra “misterion” tiene como raíz el término “mió”, que significa “callar la boca”, y por tanto, tiene el sentido de un secreto o misterio a través de la idea del silencio impuesto por iniciación en asuntos de tipo religioso.
La palabra “iniquidad” es la traducida del griego “anomía”, que significa (ilegalidad, desprecio de las leyes, injusticia, maldad, iniquidad), y que se corresponde con el vocablo “anomos”, que significa (sin ley, ilegal, injusto, malvado, criminal, no sujeto a la ley de Dios, pagano, transgresor)
Por tanto el misterio de la iniquidad, es “lo secreto respecto a lo religioso que manifiesta la voluntad contraria a la de Dios”.
Obviamente, este “misterio de la iniquidad” ya ha dejado de ser secreto, para ser harto manifiesto y evidente.
Coincidiendo con el cambio de siglo y el (11S/11M), la sociedad en la que vivimos se aleja vertiginosamente de todo principio de la ley de Dios.
¡Delante de nuestros ojos está ocurriendo lo que fue escrito!...
La apostasía referida por Pablo, está en el contexto de la manifestación de la iniquidad o “anomía”, es decir, el rechazo de la ley de Dios.
Apostasía es una palabra de origen griego, compuesta del prefijo “απο” (apo) lejos, y de “στασις” (stasis), la acción de estar. Por tanto, la apostasía es el abandono deliberado de una profesión anterior de fe, lealtad o compromiso.
El término apostasía, se usaba para aludir una rebelión militar, política o religiosa.
La apostasía que Pablo tenía en mente, no sólo sería la de millones de cristianos profesantes, no regenerados; también sería el resultado del abandono definitivo de los principios judeocristianos que un día la sociedad aceptara, y sus consecuencias de iniquidad.
La conclusión final de la era cristiana, no va a ser el gran avivamiento mundial, o la gran “reforma mundial”, sino todo lo contrario, el rechazo del cristianismo por parte de la sociedad gentil, concerniente al cumplimiento del tiempo de los gentiles (Lc. 21: 24)
Este tiempo aludido, en el que ya estamos, será también el mencionado por Pablo cuando habló de la entrada final de la plenitud de los gentiles en la fe de Cristo (Romanos 11: 25)
Esta apostasía jamás había ocurrido en la historia desde el inicio de la expansión del Evangelio. Siempre que el Evangelio iba siendo conocido, su enseñanza permeabilizaba las sociedades en las que éste era predicado, de ahí que la sociedad en general siempre mantuvo principios bíblicos por los que regirse en materia de conducta.
En estos nuestros días, los principios judeocristianos están siendo pisoteados, humillados, escarnecidos, y rechazados como algo obsoleto y medieval, imponiéndose nuevas maneras de entender la vida, todas ellas contrarias a la ley divina.
La mayoría de la gente vive ya de manera atea, peor, nihilista, muchos atacando violentamente toda forma de religión o creencia teísta; y va en aumento. Esta es la apostasía aludida por el apóstol.
Si de todo lo visto, la consecuencia es el surgimiento de la Bestia Anticristo… ¿Cuánto ha de faltar para que el Señor venga a llevarse a su desposada, la Iglesia?...

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...