Loading...

LA LUNA Bambuco en Lengua Maya de Felipe García (En Vivo en Mañaniáticos 2016)

557 views

Loading...

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Mar 9, 2016

Les comparto mi interpretación del bambuco "La luna" de mi propia autoría en español y lengua maya, durante la emisión en vivo del programa "Mañaniáticos" del jueves 03 de Marzo por Trecevisión. Felipe Garcia

La luna (Bambuco)
Letra y Música: Felipe García Vargas

La luna me robó una noche clara
la más dulce y más sutil de tus miradas;
desde entonces le persigo con recelo
cuando muestra su esplendor en nuestro cielo
y te cierro las pupilas con mis besos
para no perder de ti ya nada más
para no perder de ti ya nada más.

Uje tu yokoltaj ten junpéel áakab
u asab chujkil yéetel u sen kiil a paakat;
kitak túune kin máan tu paach yéetel kuuxil
le ken u yees u táaj jatsilil t-kaan;
kin mutsik a wich yéetel in tsuutsoob
tiaal ma in satik mixbaal a tiaal
tiaal ma in satik mixbaal a tiaal.

Seten x-kiichpam Uj yaan tee kaano,
ta kaxtik u juulil u paakat;
suut ti ten u sáasilil u paakat
u sen jatsuts ichoob
ma tu páajtal in tuubsik.

Luna, que en el cielo, seductora,
buscas el fulgor de su mirar
vuélveme la luz de aquel destello
de sus ojos tan bellos
que no dejo de extrañar.

La anécdota de la canción es la siguiente:

“La luna” nació una noche cuando mi mujer y yo sosteníamos una plática mientras viajábamos en autobús camino a la casa. De pronto me percaté que ella miraba hacia el cielo y su actitud de aparente indiferencia ante mi conversación me disgustó un poco y le reclamé su falta de atención a la charla.

“Lo que sucede es que esta noche la luna está más hermosa que nunca”- me respondió.

Miré hacia el cielo y comprobé que, en efecto, aquella noche la enorme luna llena parecía estar más cerca de la tierra (o nosotros más cerca del cielo).

Entonces le comencé a besar los ojos diciéndole que se los cerraría a besos para que ninguna mirada suya más se me fuera tras la luna. Ella rió y proseguimos nuestro camino.
Al llegar a la casa ya tenía yo una letra en la mente, que me apuré a transcribir al papel para no olvidarla.

Esto fue lo que escribí:

“La luna me robó una noche clara
la más dulce y más sutil de tus miradas
desde entonces le persigo con recelo
cuando muestra su esplendor en nuestro cielo
y te cierro las pupilas con mis besos
para no perder de ti ya nada más.

Tomé la guitarra y la música fluyó como si ya estuviera dentro de mi alma aguardando a ser descubierta, esperando quizás por los versos adecuados. Traté infructuosamente de completar un párrafo más; pero el sueño me venció sin conseguirlo. Eran casi las tres de mañana cuando me quedé dormido con mi guitarra entre los brazos.
Dos horas más tarde me desperté con una idea para la segunda estrofa. Cogí la guitarra nuevamente y entonces dirigí un reclamo a la luna cleptómana y escribí lo siguiente:

“Luna, que en el cielo, seductora,
buscas el fulgor de su mirar,
vuélveme la luz de aquel destello
de sus ojos tan bellos
que no dejo de extrañar.”

Felipe García Trovador Yucateco
Mérida, Yucatán, México.

Loading...


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...