Loading...

IguanaTeam: Navegamos por del Zanjón con el río Crecido

4,570 views

Loading...

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Jun 26, 2010

El termómetro marcaba 8.5 º C a las 9 de la mañana, así que alistándonos con ropa adecuada para el frío emprendimos lo que iba a ser un día mas de remo.

Como acostumbramos, salimos desde nuestra guardería en Granadero Baigorria. Fijamos rumbo norte, pasamos por la reserva ecológica y mas tarde por la celulosa que es una papelera que vuelca sus residuos clorados a nuestro río Paraná. El olor era nauseabundo y dentro de la barrera de contención salía una especie de vapor pestilente.

Al pasar la fabrica cruzamos el canal hacia lo que algunos llaman punta mástil. Allí desembarcamos. Fuimos recibidos por 2 perros gruñones y rápidamente se hizo sentir el frío viento del Noroeste que nos castigo en todo momento. Allí chequeamos el estanco trasero del bote de Vanesa y descubrimos que estaba lleno de agua lo que nos retrazó y nos hizo marcar en mapa un nuevo destino más seguro en caso de que se complique la filtración.

Así que comimos unas frutas y volvimos al remo hasta que se terminara la isla. Alli había tres caranchos hermosos y fue cuando decidimos comenzar a cruzar el canal Destilería. Desde mas o menos la mitad se podía ver que el río había bajado un poco y mostraba interesantes playitas de arena barrosa que serian nuestro proximo destino.

Llegamos de otro lado del canal y decidimos parar para tomar unos mates y comer algo. El panorama no era el mejor, si bien el lugar prometía en demasía leña y refugio contra el viento fue desalentador encontrar una gran cantidad de botellas de vidrio rotas, cartuchos de escopeta y plumas por todos lados. Nada podía ser peor que encontrar vestigios de cazadores imprudentes.

Sin sacarnos nis siquiera el cubrecockpit hicimos fuego para calentarnos y pusimos la pava para hacer unos mates reconfortantes. Rápidamente sacamos algo para comer cuando de la nada aparecieron una junta de cormoranes de pico naranja justo enfrente nuestro. Daba gusto ver como pescaban. No quisimos ahuyentarlos así no nos movimos ni para buscar las cámaras. Así estuvieron un rato zambulléndose de una manera graciosa.

De pronto las aves volaron como si sintieran algo y fue cuando estábamos comiendo unos sándwiches de pastrón y mortadela que pasó merodeando un chico que no tenía mas de 13 años con una escopeta en la manos Estaba rastillando el lugar en busca de bidones de agua y algún botín escondido. Me pregunto ¿Qué percepción tienen las aves? Admirablemente reconocen quienes las cazan y en contrapartida a quienes las protegemos nos brindan una gran exhibición como recompensa.

Después de recorren un poco la zona y de enterrarme en el lodo hasta los tobillos para hacer una foto de una araña verde emprendimos la partida rio abajo destino "el zanjón" donde habíamos estado varias veces pero con el rio tan bajo que se podía caminar sobre su fondo.

Después de unos minutos llegamos a la entrada donde un viejo pescador muy amablemente nos indica que esta bien abierto hasta las primeras lagunas y que después de remar un rato esta tapiado así que emprendimos la exploración hacia lo que iba a ser la sensación de paz y tranquilidad sinigual. Remando despacio y hasta con cuidado de no alterar esa paz pasamos cerca de dos inmutables remeros que estaban haciendo campamento.

Seguimos , pasamos el primer codo y el mundo era otro. Aves de todos los tamaños, garzas blancas, azules, espátulas, martines pescadores, etc etc .

Es imposible describir en palabras lo que transmite un lugar así. La suave corriente nos llevaba hasta pozos donde el agua se teñía de blanco por las semillas de la flor de la pasión también llamado panadero o murucuyá.

Todo rebozaba de vida, los peces saltaban casi dentro del bote. Seguimos el curso y pasamos la primera entrada escondida por la vegetacion. Luego hacia la derecha entramos en un pequeño hilo de agua donde tuvimos que pasar arrastrándonos con los kayaks. El arroyo allí desagotaba en una lagunita repleta de cuervillos y garzas. Se podían ver muy dedicados dos biguas que nadaban en círculo cual chicos jugando en una pileta. No es dificil imaginarse que en tiempos remotos ese sería un bello lugar repleto de Carpinchos ahora un tanto difíciles de encontrar por la caza indiscriminada y adeptos a la muerte sin razón.

Sin ánimos de seguir por no espantar las aves decidimos retomar el regreso y entrar en la boquita que habíamos dejado atrás. Esta parecía tener mas corriente ya que se habría en una arroyito mas amplio otra vez deslumbrándonos con las aves y flora.
Seguimos unas cuantas remadas mas hasta llegar al lagunón enorme repleto de camalotes y plantas acuáticas que hicieron imposible continuar la corta expedición.

Ya senos hacía tarde para parar asi que emprendimos el regreso por donde vinimos, remando el zanjón hasta llegar al río principal y volver a casa con una alegría y tranquilidad que solo un kayakero y amante de la naturaleza pudiera comprender.

Loading...

When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...