Loading...

José Larralde - Herencia pa un hijo gaucho I [Parte 1]

171,091 views

Loading...

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Jul 5, 2010

Compositor: José Larralde

Letra:
Cuando el canto me llega, me llega en sí
decidor y sentido pa´ no... o pa´ sí.
Cuando el canto me llega suelo decir,
lo que siente el que siente y quiere sentir.
Cuando me llega el canto me meto en él.
Él me cuenta sus cosas y yo....y yo también.
Cuando me llega el canto le doy mi voz
porque quiero a esta tierra que me ha dado Dios.
Cuando suelto mi canto lo habrán de ver desnudo
como el alma que pongo en él.
Venite canto hermano, estoy aquí,
esperando tu copla he de vivir
y abrazao a tu copla me han de encontrar
los que miden el tiempo que fue y vendrá.
Nocheador de recuerdos me sé esperar
madrugadas de sueños de acá y de allá.
Cuando el tiempo me llegue han de quedar
el calor de mis coplas pa´ los demás.
Por eso, si haber Juancho que hay, me va a decir que está mal porque a usté no le gusta.
A mi tampoco me gusta el frío y lo mesmo caen unas machasas heladas.
Y me las aguanto, porque se que sirven aunque, aunque yo tirite.
¿Que pa´ qué sirve? Muy fácil: pa´ saber lo lindo que es el calor.
Si no existiera el NO el SÍ estaría demás. Se ha inventado el pecado y
¿Pa´ qué sirve?: Pa´ poder ubicar cuatro palabras que son: "ESO NO SE HACE".
Se ha inventado el castigo y ¿Pa´ que sirve?
Justamente pa´ que otro pueda hacer lo que usté no debe hacer.
Y se ha inventado el perdón y ¿Pa´ qué sirve?: Para aliviar la concencia del que lo da.
Es una buena forma de perdonarse uno mesmo.
Entonces ya somos buenos y podemos seguir bufando honestidad.
Ajá! Linda palabra. Lástima que es media larga, será por eso que a veces es medio incómodo ubicarla.
Ah sí, si se le manca el saino no lo muente. ¿Sabe que pasa? Entoavía no aprendí a refalarme cuesta arriba.
Le voy a dar mucha gratitud si trata de entenderme, se que es mucho pedir,
no porque usté sea un ignorante o un mal intencionado,
sino porque yo soy medio bagual y utilizo pa´ hacerme entender un relincho
que algunos le llaman canto y que al final es lo mesmo.
Porque hay relinchos lindos y de los otros. Igual que las flores...
¿Usté alguna güelta miró las flores?
Una vez mirando los bichos en el campo observé que las abejas
y las mariposas no eligen las flores más bonitas pa´ pararse arriba de ellas.
De ahí aprendí que lo lindo debe estar adentro, igual que en el relincho.
Y si no digame que tal es el Peludo Sancochao.
De mirar pa´ arriba se me endureció el pescuezo. De ahí... de ahí aprendía a mirar pa´ abajo.
Y lo primero que vi me dejó asombrao. Vi a la raíz retorcida de una planta que asomaba
como si fuera un cayo crecido en el pecho de la tierra.
Alrededor las hojas caídas y el ramerío seco y derrotado
con un silbido gemidor y agonizante que acompañaba el viento del invierno.
Vi una torcacita acurrucada al reparo de una paja brava, que hacía retranca como defendiéndose,
hijo de carne tibia que su especie de yuyo no le dió. Su nido... su nido había volcado en una sacudida,
como voló el orgullo arrogante de la tupida copa. Y allá estaba la raíz, sudándole rocíos las heladas,
creciendo por dentro, lambiendo toscas pa´ parir verano.
De allí, de allí justamente aprendí a mirar pa´ abajo.
Me miré los pieces y me dió vergüenza de ensuciar la tierra con las alpargatas.
¿No se si me entiende? Pero no me arrime leña.
Yo tengo las mías, me sobra un invierno para arder todo un año.
Quiero que me entienda porque abarco ancho.
Porque yo no quiero dejar mis palomas a merced del viento sin tener reparo.
Porque tengo raíces que crecen por dentro lambiendo las toscas pa´ parir verano.
Por eso relincho, o por eso canto, por eso me atrevo a tender la mano con mis pareceres que son... unos cuantos.
De hijo, de padre, de amigo y de hermano.
Perdoneme mi hijo y no crea que le voy a dar consejo.
Solamente del reflejo de un parecer sin pasión
quiero darle la ocasión
de verle el alma a su viejo.
Seguro que de mi charla nada malo va a sacar.
Si hasta puedo asegurar que sin tener mucha esencia le va a alegrar la concencia alguna que otra verdad.
Verdades que fueron llagas, verdades que alivio fueron. Verdades que se metieron con arrogancia salvaje.
Es el grito del gauchaje que se escucha hasta en el cielo.
En toda la huella larga donde mi voz se escuchó hasta el viento se calmó pa´ poderse enterar
que un hombre quiso cantar y porque quiso...cantó

  • Category

  • License

    • Standard YouTube License

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...