Upload

Loading...

Párrafo 175 (Nazismo y homosexualidad)

26,387

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Sep 10, 2012

Los homosexuales perseguidos por el nazismo no sólo debieron enfrentar el desprecio de los gobiernos de posguerra. Su presencia en marchas y manifestaciones, al lado de otros sobrevivientes de la barbarie nazi, fue muchas veces resistida. El problema sigue sin haberse resuelto del todo. El 28 de abril pasado se celebrababa en Lille (Francia), como todos los años, una nueva edición del Jour du Souvenir (Día del recuerdo) y por primera vez una representación gay pudo unirse a los usuales manifestantes: asociaciones de resistentes deportados, ex-combatientes, miembros de la comunidad judía y una delegación ecuménica. "Todo empezó muy mal", dice la crónica que Haydée Sabéran escribiera para el diario Libération. "Los cincuenta miembros de la organización local Flamands Roses tuvieron que pemanecer tras unas barreras metálicas, bajo vigilancia policial, sin poder acercarse al monumento de los muertos, ya que no tenían una tarjeta de invitación". Un consejal del Partido Verde de Lille, Marc Santré, se ofreció para mediar. Finalmente algunos miembros de los Flamands Roses pudieron unirse a los demás, pero a condición de que se quitaran los triángulos rosas que llevaban en sus abrigos y participaran "sin portar ningún signo distintivo". Terminada la ceremonia, los periodistas se lanzaron sobre los integrantes de Flamands Roses. Un miembro de la comunidad judía protestó: "No estoy seguro de que su presencia aquí se justifique. Sospecho que este acto les sirve de pretesto para reclamar por sus derechos". Otro miembro lo corrigió: "Pero no, ellos están aquí para homenajear a sus muertos y merecen participar". Eric Quiquet, también del Partido Verde, subrayó a su turno que "ellos fueron los únicos jóvenes en el acto, los únicos que podrían transmitir la memoria; los demás deberían estar orgullosos de tenerlos a su lado". El debate no ha finalizado. Para Michèle Deconnick, antigua deportada y presidente de una asociación de resistentes deportados, "a diferencia del caso alemán, no hubo en Francia víctimas en calidad de homosexuales". Lo mismo opinan otras asociaciones. La presidente de los Flamands Roses, Isabeth Flamencourt, acepta en parte el argumento. "Es verdad, los homosexuales fueron deportados oficialemente por el régimen de Vichy en calidad de prisioneros comunes o por razones políticas". Pero añade que, en el fondo, "muchos fueron deportados y otros fueron especialmente maltratados porque eran homosexuales, porque sus nombres figuraban en 'listas rosas' confeccionadas por la policía o porque otros homosexuales, luego de haber sido torturados, confesaron sus nombres".

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up Next


Sign in to add this to Watch Later

Add to