Loading...

ESTAMOS HARTOS DEL MANIDO CONCEPTO DE LA "VISIÓN"

1,623 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Mar 3, 2017

ESTAMOS HARTOS DEL MANIDO CONCEPTO DE LA “VISIÓN”

“Escribe la visión, y declárala en tablas para que corra el que leyere en ella.” (Habacuc 2:3)
La palabra “visión” es utilizada hasta aburrir por parte de muchos en estos últimos años, y siempre van al célebre y abusado texto de Habacuc 2: 3, tomándolo según su antojo, y por supuesto, sacándolo de su contexto, lo cual ya de entrada nos anuncia una más que mediocre teología.
Lamentablemente, y por décadas, han ido surgiendo como hongos falsos profetas y profetisas que, basándose en la mentira de que ellos tienen la última revelación de Dios para el pueblo, han ido diciendo que las naciones (y por supuesto, la de cada uno de los creyentes allí donde han ido) se convertirán a Cristo, y que los cristianos, encabezados por los flamantes “apóstoles” actuales, conquistaremos esta sociedad para Cristo.
Todos los que estudiamos un poco la Escritura, sabemos que nada dice de una reforma mundial, sino más bien, todo lo contrario (Mt. 24: 11, 12; 2 Ts. 2: 3-12). Este mensaje falso sólo cala en aquellos que como poco, son perezosos en escudriñar la Palabra.
Ellos ponen el acento en que ese “avivamiento” llegará si (subrayo el condicional) la iglesia cumple con su trabajo bien. De esta manera, lo que vienen a decir es que la salvación de las gentes depende del esfuerzo de comunicación y testimonio de terceros; por tanto, enseñan una salvación por obras, en este caso, la obra de los creyentes.
Hacen de la iglesia la mediadora entre Dios y los hombres. Si la iglesia falla, Dios falla en Su voluntad de salvar.
Con todo ello, la soberanía de Dios queda por el suelo, ya que Dios está de ese modo sujeto a la iglesia, para bien o para mal. Vinculan la salvación de los hombres, no a la soberanía de Dios sino al esfuerzo de los creyentes. Hacen a Dios pequeño, dependiente de sus criaturas.
Teología horrenda.
Aunque todos los creyentes se esforzaran a la perfección en seguir el cumplimiento de la Gran Comisión, no se iba a convertir ni uno más de los individuos que lo harán (2 Ti.2:19). La salvación sólo la concede Dios a quien quiere (Ro.9:15, 16; Ef. 1: 5)
Por otro lado, el “avivamiento” de las naciones en esta dispensación, no depende del trabajo de los creyentes, porque sencillamente la Biblia nada dice sobre tal “avivamiento”, sino todo lo contrario, como dijimos.
Esta idea del “avivamiento” nacional y mundial, en el mejor de los casos, sólo se sustenta en el deseo emocional de ver el reino de Dios establecido en este planeta, pero el deseo no obra la fe de Dios. Habrá que esperar a que regrese el Señor, juzgue a las gentes, y establezca su Reino milenial (Ap. 19; 20)
No, Dios no ha dicho que mi nación, ni la de usted, se convertirán a Cristo, y menos que lo harán por la “unidad”, el testimonio y el “impacto” de sus “líderes” con el resto de los creyentes, atribuyéndonos de ese modo la gloria.
Dios no depende en absoluto de nosotros, pero nosotros dependemos absolutamente de Él. No obstante tal parece que estos falsos maestros y profetas, hasta cierto punto, siguen pretendiendo hacernos creer lo contrario.
Huyamos del error.




Citas:
1. Leopoldo Lobo HOJA MARZO 2017, VISIÓN 2020 - ¿REFORMA O REVOLUCIÓN?

Loading...

Advertisement

to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...