Loading...

"LOS GÁLATAS Y LA SALVACIÓN"

1,286 views

Loading...

Loading...

Transcript

The interactive transcript could not be loaded.

Loading...

Rating is available when the video has been rented.
This feature is not available right now. Please try again later.
Published on Mar 29, 2017

LOS GÁLATAS Y LA SALVACIÓN

(Gálatas 3: 1-3; 5: 1-4) “¡Oh gálatas insensatos! ¿Quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto sólo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?... Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud. He aquí, yo Pablo os digo que si os circuncidáis, de nada os aprovechará Cristo. Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley. De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis; de la gracia habéis caído”
Muchos todavía se acogen a estos textos para argumentar que la salvación se puede perder.
Error.
Veamos cómo entender estos pasajes en cuanto a la cuestión que nos convoca.
Aquellos gálatas, nuevos en la fe, estaban bajo la influencia funesta de los judaizantes, que les persuadían a cumplir con los ritos judíos para ser salvos, (además de creer en el Mesías).
Pablo se opone a esta enseñanza judaizante, con total vehemencia.
Según este contexto, “la carne" (3: 3) significa los ritos externos, al fin corporales, como eran la circuncisión, los alimentos inmundos, etc. no precisamente la obediencia a la naturaleza pecaminosa, carnal. Del mismo modo, el "empezar por el espíritu", se trata de empezar con la fe.
Los gálatas (no todos), habían empezado su profesión de fe conforme al evangelio de Pablo, pero por la influencia nefasta de los judaizantes, se iban hacia la carne (los ritos judíos)
Entendamos pues, que el apóstol se dirige a todos los que se denominaban creyentes, pero es obvio que, entre todos ellos, habían, los que siendo genuinos creyentes estaban siendo engañados y debían abandonar ese engaño; y había otros que no iban a dejar ese engaño jamás, sencillamente porque nunca nacieron de lo Alto.
Esto mismo ocurre en todas partes.
Aquellos gálatas empezaron su andadura en Cristo en lo espiritual de Cristo, pero iban decantándose hacia los ritos judaizantes, lo carnal. Por ello no perdían lo que Cristo había hecho en sus vidas, es decir, el justificarles y salvarles, pero andaban en desobediencia a Cristo, por lo cual, Pablo les amonesta severamente.
Por otra parte, en 5: 4, como ya hemos dicho, entre aquellos gálatas genuinamente cristianos, había otros que no lo eran, ya que abrazando de corazón la ley como vehículo de justificación, se habían desligado de Cristo, cayendo de la gracia.
En realidad, nunca fueron de Cristo. Son los denominados apóstatas, también mencionados por Juan (1 Jn. 2: 19) (ver He. 6: 4-6)
El que es de Cristo no practica el pecado, porque la simiente de Dios, la obra inquebrantable del Espíritu jamás se aparta de él, por eso no puede practicar pecado, porque ha nacido de Dios (1 Juan 3:9)//

Loading...

Advertisement
When autoplay is enabled, a suggested video will automatically play next.

Up next


to add this to Watch Later

Add to

Loading playlists...