Cargando...

Eva Perón: Peronismo auténtico

20.130 visualizaciones

Cargando...

Cargando...

Cargando...

Se podrá valorar cuando se haya alquilado el vídeo.
Esta función no está disponible en este momento. Vuelve a intentarlo más tarde.
Publicado el 2 ago. 2008

EVA PERON: PERONISMO AUTÉNTICO
Extractos de Sinfonía del SENTIMIENTO (1999), obra del realizador Leonardo Favio
La ubicación de Eva Perón en el gobierno peronista estaba obstaculizada por la prohibición legal que existía para que las mujeres pudieran actuar en política. Perón, Evita y otros dirigentes peronistas pensaron entonces en una gira internacional para 1947, inédita en aquel momento para una mujer. La gira se extendió durante 64 días, desde el 6 de junio hasta el 23 de agosto de 1947, en cuyo transcurso la Argentina brindó una generosa ayuda a los países europeos, que salían de la guerra. Durante la misma visitó España, Italia, Portugal, Francia, Suiza , Brasil y Uruguay. Viajó como embajadora de buena voluntad y con la intención de impulsar a su regreso un nuevo sistema de obras sociales. Eva Perón bautizó la gira con el nombre de Gira del Arco Iris."No vine para formar un eje, sino solo como un arco iris entre nuestros dos países".
España fue la primera escala de su viaje, cuando era gobernada por el dictador Francisco Franco. Estuvo en Villa Cisneros, Madrid, Segovia, Galicia, Sevilla, Granada y Barcelona. Hay decenas de testimonios sobre el desagrado de Evita acerca del modo que se trataba a los obreros y a las personas humildes en España. Mantuvo una situación tirante con la esposa de Franco, Carmen Polo, debido a su intento de mostrarle el Madrid histórico de los Austrias y los Borbones en lugar de los hospitales públicos y los barrios obreros. También cuestionó con diplomacia los fusilamientos sumarios que ejecutaban contra los opositores pidiendo por la vida y obteniendo el perdón de la militante comunista Juana Doña.
De regreso en la Argentina, contaría:
"A la mujer de Franco no le gustaban los obreros, y cada vez que podía los tildaba de "rojos" porque habían participado en la guerra civil. Yo me aguanté un par de veces hasta que no pude más, y le dije que su marido no era un gobernante por los votos del pueblo sino por imposición de una victoria. A la gorda no le gustó nada".
Fragmentos del libro de Eva Perón: "La Razón de mi Vida"
"(...) Cuando decidí visitar Europa me llevaba un afán: ver lo que Europa había realizado en materia de obras sociales. Yo todavía no me había lanzado sino tímidamente a construir. Quería aprender de la experiencia de las viejas naciones de la tierra. Cada vez que se me presentó la ocasión o aun buscándola secreta o públicamente, visité cuanta obra social me fue posible. Hoy, a tres años de aquel viaje (...)en aquellas visitas de aprendizaje conocí todo lo que no debía ser en nuestra tierra una obra de ayuda social."
"(...) Las obras sociales de Europa son, en su inmensa mayoría, frías y pobres. Muchas obras han sido construidas con criterios de ricos... y el rico, cuando piensa para el pobre, piensa en pobre. Otras, han sido hechas con criterio de Estado; y el Estado sólo construye burocráticamente, vale decir con frialdad en la que el gran ausente es el amor. (...)Incluso desde el mar escribí al General esas meditaciones de las cuales me permito transcribir algunos párrafos: (...) 'Yo te ayudaré con mis obras. Desde ya reclamo tu ayuda...' Más adelante le decía: 'En Europa todo parece historia, nosotros en la Argentina vemos todo como si estuviese por venir. Los europeos en cambio no miran ya para adelante, sino para atrás. Mientras ellos me decían por ejemplo: — Vea esta Catedral del siglo X — yo pensaba en los hogares-escuela que iniciaré en cuanto llegue a Buenos Aires. Mientras ellos me mostraban un viejo tomo de historia, yo pensaba que nosotros estamos en el principio de otro tomo que empieza en nuestra Patria... y con tu nombre". (...) A tres años de aquellas cartas, me admiro yo misma, viendo cómo lo que entonces soñaba se ha venido realizando. Sobre todo en las obras construidas, yo veo claramente que aprendí bien la lección de Europa.
(...)Por eso cada hogar, así sea de tránsito, de niños, o de ancianos, está hecho como si fuese para el más rico y exigente de los hombres. ¿Acaso aquí pueda verse todavía aquella ingenua idea de mi infancia, cuando yo creía que todos eran ricos en el mundo? Yo creo que al dolor de los que sufren es inhumano agregar otro dolor, por pequeño que sea. Por eso mis hospitales quieren ser alegres: sus paredes decoradas con arte, sin camas blancas, sus ventanales son amplios y sus cortinados hogareños.... ¡Como para que ningún enfermo se sienta en un hospital! Cuando una obra se proyecta y se construye siempre elijo un dormitorio cualquiera para mí. ¿Quién podrá afirmar que nunca me veré obligada a alojarme en un hogar de tránsito, o de ancianos, o en un hospital? Si el lugar me satisface entonces me quedo contenta; la obra podrá habilitarse y nadie se sentirá humillado, ni ofendido en su dignidad.´ (...)" Eva Perón

Cargando...

Si la reproducción automática está habilitada, se reproducirá automáticamente un vídeo a continuación.

Siguiente


para añadir este vídeo a la lista Ver más tarde.

Añadir a

Cargando listas de reproducción...